23 mar. 2011

Miranda Makaroff for Lydia Delgado

Pocos son los que todavía no han oído hablar de Miranda Makaroff y es que últimamente ha estado  dando mucho que hablar. Para los más despistados que jamás han oído semejante nombre, os presentamos: es la hija de la diseñadora Lydia Delgado y, a sus 25 años, ya ha sido cantante, dj, actriz, dibujante y diseñadora. En fin, el más puro ejemplo de una artista polifacética.



Su estilo es de lo más personal, muy difícil de definir: mezcla lo cute con lo ochentero, lo gótico, lo pin up y lo kitsch. Ella misma afirma que la moda es un “carnaval”  y que siempre evita, en la medida de lo posible, seguir las tendencias. Pero si hay algo que realmente la define es su rebeldía y las ganas de llamar la atención.

Si últimamente está en boca de muchos se debe a la línea que ha diseñado para la firma de su madre, Le caniche, y que se presentó en Cibeles OFF de una manera muy poco convencional. No fueron modelos sobre una pasarela las que lucieron sus prendas sino unos figurines troquelados, en tamaño natural y creados por la misma Miranda. La forma de presentar la colección ya dejaba patente el carácter de la misma: diversión, creatividad y desenfado absoluto. La colección persigue un concepto muy diferente al habitual de Lydia Delgado. Se trata de una línea mucho más joven y trasgresora que intenta combinar la feminidad de la madre con la rebeldía de la hija. Prendas, en su mayoría, de punto y muy a la altura de la moda de la calle.




La fama de Miranda venía de mucho antes de su participación en la nueva línea de Lydia Delgado. Su presencia más que habitual en famosos blogs, revistas de moda y diversas fiestas la han convertido en un personaje popular dentro del mundo cool español. Algo, sin duda, muy aprovechable para dar a conocer la colección desde un punto de vista mucho más comercial y con un público muy definido. Celebrities como Galaz González, Brianda Fitz, Raquel Sánchez, Joaquín Reyes, Eduardo Noriega, Blanca Suárez, Annie B Sweet o Vinila Von Bismark han apoyado la línea presenciando la “exposición”  y dando color  y nombre al evento.

Su visión es muy diferente a lo que estábamos acostumbrados hasta ahora. Convierte a la moda en algo divertido, ingenioso, creativo y menos serio. Muchos la tacharán de soñadora pero, realmente, es una actitud muy envidiable en estos tiempos en los que hay más penas que alegrías y en los que relajar la mirada de vez en cuando no nos viene nada mal.




Hemos podido ver muchísimas críticas a esta colección que la tachan de aburrida y poco profesional. Muchos aluden al “insultante” hecho de que se de tanta cobertura a alguien carente de formación, simplemente por ser la hija de una prestigiosa diseñadora, y a la falta de espíritu crítico de la prensa al hablar de ella. Nosotras admiramos la capacidad de, sin esa formación, haber creado una línea con buen gusto y, sobre todo, muy ponible. No es cuestión de ponerse dramáticos con las posibilidades que unos tienen y otros no. Simplemente se trata de una colaboración puramente comercial para dar un empujón a la firma de la madre aprovechando la fama de la hija. Es algo muy sencillo y sin grandes pretensiones, de ahí que se haya presentado al margen de la CMFW y de forma tan poco convencional. No es tan extraño y, si hacemos memoria, recordaremos como muchas firmas han recurrido a personajes de fuera del sector para diseñar líneas que motivasen la compra. ¿Qué hay, si no, de la colaboración de las hermanas Cruz en Mango?

2 comentarios:

  1. el problema es que siempre se ataca, da igual por qué, ella por lo menos ha aprovechado la oportunidad para crear una líena de ropa, guste o no, y eso siempre es positivo!

    G

    ResponderEliminar
  2. Comparto totalmente vuestra opinión. Ella misma incidió en que no quería una colección pretenciosa, rara o estrambótica, más bien algo sencillo, bonito y con calidad.
    Cumplión con lo dicho, y además lo presentó de una manera original y muy acorde con la posición que ocupa en este mercado.
    Por tanto, todas esas voces que critican y se creen con derecho a... que reflexionen un poco más acerca de las pretensiones de cada uno.
    Queremos vender, no? Qué hay de malo en poner imagen y ser comercial?
    Menos mal chicas, que todavía queda gente sensata...
    q suerte encontrar por la red este tipo de blogs!
    Saludos,
    Suzy.

    ResponderEliminar